insomnio

Eclipse

Posted on Actualizado enn


Eclipse
«Eclipse de letras» por Carlos Quijano

Creí conocer
tu mundo binario
a veces te odio
otras veces no tanto

Tregua de todas las guerras
Plegaría contra demonios
Terapia opcional
en noches de insomnio

Susurrabas ruido
escribías callada
gritabas música
en tinta ahogada

Tobogán de emociones
cómplice del caos
No lo habría entendido
aunque hubieses explicado

Promesas silenciadas
mar de contradicciones
luces en las sombras
días que aguardan noches

Creí conocer
tu mundo binario
a veces te odio
otras veces…

Llámame antes de dormir

Posted on Actualizado enn


—No olvides tomar tu medicamento antes de dormir.

—Mamá ya no soy un niño, pero gracias por preocuparte.

—Nunca dejarás de ser mi bebé.

—Adiós mamá, linda noche.

—Adiós, mi amor.

Se durmió experimentando un poco de culpabilidad y remordimiento por seguirle la corriente a su mamá.

Realmente se había distanciado de ella por cortar el cordón umbilical que lo ataba, aunque su madre era toda bondad, en ocasiones era exasperante su forma de brindar atención, sobreprotectora y casi encimosa.

Luis intentó apartar esos pensamientos e intentar dormir sin ayuda del medicamento que le recetaran para controlar sus crisis nerviosas y las largas noches en que permanecía despierto revolviéndose en la cama o mirando el televisor hasta el amanecer.

Sintió que se sumergía en un sueño tranquilo y relajado que fue interrumpido por un ruido extraño; ya se estaba acostumbrando a los ruidos nocturnos de aquel piso alquilado, pero éste le había parecido diferente. Sintió un poco de enojo por la interrupción de su tan anhelado sueño.

Se reacomodó en la mullida cama dispuesto a no dejarse secuestrar por su antiguo y muy bien conocido enemigo el insomnio. No tardó en sentir el sopor del sueño reparador cuando nuevamente escucho un sonido de chapoteo y algo parecido a pisadas.

Se irguió un poco sobre la cama pensando que algún animal callejero hubiese entrado por alguna razón al interior del piso, pero el ruido cesó. Prácticamente se dejó caer maldiciendo su suerte por querer conciliar el sueño sin éxito.

-¡Diablos! —exclamó salpicando fastidio.

Su enojo fue mayor al mirar que el reloj de la mesita de noche, burlonamente le decía con sus brillantes números rojos, que apenas habían pasado siete minutos desde que había terminado la llamada con su madre.

Se levantó aventando furiosamente el edredón, revisó la cocinita, el corredor de la entrada y el pequeño baño sin encontrar nada anormal. Un momento. Un movimiento apenas imperceptible en el agua del inodoro coloreada de azul por la pastilla desodorizante. Un movimiento ondulatorio muy leve.

Pudiera ser cualquier cosa en el drenaje, esa sería la explicación al chapoteo. Ratas, algo en la tubería.

Regresó a su habitación, echó un vistazo alrededor, recogió el edredón y se dejó caer sobre la cama. Sintió la calidez de la cobija y lentamente empezó a perder conciencia.

Como una voz lejana que pronuncia un nombre, Luis escuchaba apenas, indeciso de despertar o seguir dormido, poco a poco involuntariamente regresaba de una profunda etapa del sueño, como en un filme en cámara inversa, recobraba la conciencia y de golpe abrió los ojos solo para ver como la criatura ferozmente se abalanzaba hambrienta  hacia él.

Su madre en ese momento despertaba con sobresalto y lo primero que pudo pronunciar fue el nombre de su hijo

-¡Luis!

El reloj mudo, sobre la mesita de noche, con sus números en color rojo, indicaba que apenas habían pasado 10 minutos desde que habían terminado la llamada.