«Tiempo»: Resultados de la convocatoria


Consulten los resultados de la convocatoria para la revista 10 de Salto al reverso.

BLOG SALTO AL REVERSO

«Tiempo», imagen derivada de «Selective focus photo», de Aron Visuals en Unsplash (CC0).

Presentamos los resultados de nuestra convocatoria para la revista digital 10 Salto al reverso con el tema «tiempo». Agradecemos a los autores que participaron en las dos secciones de la convocatoria con sus obras. Más información, aquí: «Tiempo»: Convocatoria para la revista.

Las siguientes obras aparecerán en nuestra revista 10 a publicarse en diciembre. A sus autores se les solicita llenar un formulario de permisos en el siguiente link antes del 17 de octubre:

https://www.emailmeform.com/builder/form/c5A1n61kRGdac60g54oy4200c.

¡Gracias a todos por participar!


OBRAS

«Tiempo» (blog)

Obras de los autores de nuestro blog:

TÍTULOAUTOR
El fin del mundodramágico
Los devotos de AkashaDonovan Rocester
ExtremosVerónica
Líneas, liriosCrissanta
No quiero rendirme fácilmente@theyoungQuevedo
Tardedramágico
MomentosDonovan Rocester
PracticidadElvira Martos
DuraciónVerónica
A tiempoPoetas Nuevos
El número de Dunbar-Machín

Ver la entrada original 77 palabras más

Carta rota


Nueva colaboración en Salto al reverso.

BLOG SALTO AL REVERSO

Fotografía libre de derechos. pickpik.com

Hoy escribo esta carta rota. Rota porque está hecha de muchos fragmentos: un poco de aquí y un poco de allá. Está zurcida con sueños remendados, como ese que tenía, el de despertar contigo, darte un beso y prepararte un café. Se hizo pedacitos en el momento en que decidiste amanecer con alguien más. El amor es un sentimiento frágil cuando no tiene un punto de apoyo, cuando no existe una segura correspondencia. Entonces se agrieta y se quiebra. Termina derrumbándose. Y es solo hasta ese momento en que te ves a ti mismo en un lugar donde solo hay despojos, y te das cuenta de que la soledad aplasta con mucha más fuerza que la gravedad. La vida se vuelve sistemática: despertar para dormir, dormir sin soñar, vivir por vivir.

¿Cuántas mentiras disfrazadas de verdades me tragué? La respuesta es el castigo que ahora…

Ver la entrada original 329 palabras más

720


Relato para convocatoria «Tiempo» de Salto al reverso.

BLOG SALTO AL REVERSO

Foto de Benjamin Ellis, «Ambulance in Motion». (CC By 2.0)

El ulular de la sirena penetraba el viento, la velocidad del vehículo de terapia intensiva pulverizaba las frías gotas de lluvia que azotaban contra la recién encerada pintura blanca.

La escena era típica de una ciudad que poco a poco iba tomando un ritmo de vida acelerado; el tipo cayó al intentar abordar el bus en marcha y fue arrollado por un automóvil que rebasaba por la derecha. Cuando los paramédicos llegaron al lugar, la sangre derramada se diluía con el agua de lluvia que lavaba el asfalto y hacía un río de color tinto hasta perderse en la rejilla de la alcantarilla.

El sujeto se encontraba muy mal, ambos paramédicos se echaron una mirada que lo decía todo: «no lo logrará». Aun así, procedieron a hacer su rutina de primeros auxilios, notaron que difícilmente podía respirar…

Ver la entrada original 645 palabras más

¡Invítame un café!


Apoya el contenido del sitio invitándome un café. Puedes invitarme las veces que quieras.

¡Muchas Gracias!

Lolita


Luego de una larga ausencia, regreso a Salto al reverso. Esta es mi colaboración para este mes.

BLOG SALTO AL REVERSO

Imagen de Adina Voicu en Pixabay

Lolita apenas podía inclinarse a poner alimento para el gatito que desde hacía algunas semanas le hacía compañía. Ella se sentaba en una desvencijada silla por las tardes, afuera de su casa, a sentir como pasaba el tiempo, porque sus ojos cansados ya no le permitían ver mucho, aun usando gafas. Se echaba en la encorvada espalda un chal raído por el recuerdo de las dichas perdidas: era para el frío, aunque todavía faltaban muchos días para el invierno. Permanecía ahí hasta que sus desgastados huesos se lo permitían, después se levantaba, arrastrando los pies iba a la cocina y sacaba un puño de croquetas que, tanteando, depositaba en el interior de un cacharro en el que apenas se podía leer la palabra «Miau». Luego del esfuerzo para enderezarse, se desplazaba a su recamara. En el trayecto miraba un olvidado bastón de aluminio recargado…

Ver la entrada original 228 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: