El sustantivo parte III

Ya supimos que los sustantivos tienen género y número. En este último artículo veremos algunas características más. Si no has leído las dos partes anteriores, al final de este post te dejo los enlaces. No puedes andar por la vida sin saber que es un sustantivo.


Ya supimos que los sustantivos tienen género y número. En este último artículo veremos algunas características más. Si no has leído las dos partes anteriores, al final de este post te dejo los enlaces. No puedes andar por la vida sin saber que es un sustantivo.

Clasificación de los sustantivos

Los sustantivos pueden catalogarse por significado en tres grupos:

A)Concretos y abstractos

Los sustantivos concretos designan seres o entidades reales o imaginarios que pueden verse (no como la pareja que dices que tienes y nadie conoce) o representarse:

Oso

Fantasma

Liebre

Bruja

Ceniza

Árbol

Los sustantivos abstractos se refieren a entidades no concretas, procesos, fenómenos, ideas locas o conceptos:

Desarrollo

Maldad

Blancura

Rigor

Vitalidad

Sabiduría

Comunes y propios

Los sustantivos comunes nombran entidades genéricas, no particulares:

Cuadro

Mosca

Piedra

Nariz

Hormiga

Los sustantivos propios designan el nombre particular de personas, ciudades, montañas, ríos, países, etc. Siempre se escriben con mayúscula.

Carlos

Amazonas

Buenos Aires

Madrid

Venus

No; no es un sustantivo propio como le dices a tu novio cuando se enojan.

C)Colectivos

Designan un conjunto de seres de la misma clase o especie:

Hormiguero, colmena, arboleda, ganado, (así como le dices a todos los tipos que andan tras de ti).

D)Simples

Están formados por una palabra sin morfemas derivativos:

Dátil, vino, azúcar.

E)Derivados

Están formados por un radical y uno o más morfemas derivativos:

Datilero, vinatería, azucarera.

En español existen muchos sufijos y prefijos que comúnmente se emplean para formar sustantivos derivados; estos son algunos:

-dad: capacidad, falsedad, necedad, especialidad, personalidad.

-ismo: caciquismo, organismo, surrealismo, naturalismo, comunismo.

-anza: enseñanza, alianza, añoranza, tardanza, esperanza.

-cion: colocación, pavimentación, recomendación, repetición.

-eza: rareza, bajeza, certeza, agudeza, fiereza.

con-com- o co-: concesión, compadre, compatriota, correlación.

de- o des-: devaluación, desconfianza, despropósito, descentralización.

sub-: subdirector, subclase, subdivisión, subconsciencia.

F)Compuestos

Están formados por dos o más palabras:

Bienestar, guardaespaldas, mediodía.

Eso es todo amigos. Aquí es donde ya puedes derramar esas lágrimas que contuviste durante las otras dos partes. Dile adiós al sustantivo. Espero que esta información te sea de utilidad, si no, de cualquier manera, agradezco que te hayas tomado el tiempo para leer. Si te gustó dale «Me gusta», comenta con la ortografía guapa que tienes, comparte este artículo con los que más quieras. También te puede servir para ayudarle a tus hijos con sus tareas de español.

El sustantivo parte II

Los sustantivos, como muchas otras cosas en este cochino mundo binario, pueden estar en plural o en singular, o sea nada más hay de dos sopas.


Los sustantivos, como muchas otras cosas en este cochino mundo binario, pueden estar en plural o en singular, o sea nada más hay de dos sopas. El singular se refiere a una persona, animal o cosa; el plural se refiere a dos o más entidades y se distingue con los morfemas -s -es, según estas reglas:

a) Se añade la -s a los sustantivos:

—Terminados en vocal no acentuada:

Pera — peras

Calle — calles

Patio — patios

Estudiante — estudiantes

—Terminados en -e tónica:

Café — cafés

Pie — pies

Té — tés

Chimpancé — chimpancés

b) Se añade -es a los sustantivos:

—Terminados en consonante:

Comedor — comedores

Mantel — manteles

Reloj — relojes

Túnel — túneles

Raíz — raíces

Pez — peces

(Los sustantivos terminados en -z hacen el plural con la desinencia (alteración) -ces).

—Terminados en -y:

Ley — leyes

Rey — reyes

—Terminados en vocal acentuada:

Rubí — rubíes

Bambú — bambúes

Tabú — tabúes

Alhelí — alhelíes

A excepción de las siguientes palabras: mamá-mamás, papá-papás, sofá-sofás.

Las excepciones más comunes en la formación del plural son:

—Los sustantivos cuya forma singular termina en -s, no añaden ninguna desinencia para el plural; este se marca con el artículo.

El lunes — los lunes

El énfasis – los énfasis

El análisis — los análisis

El tocadiscos — los tocadiscos

La crisis – las crisis

c) Los sustantivos que solo se emplean en su forma plural:

Nupcias, enseres, albricias, creces, víveres, exequias.

d) Algunos sustantivos de origen extranjero forman el plural añadiendo -s:

Complot — complots

Carnet — carnets

Coñac — coñacs

Jet — jets

c) Los aumentativos, diminutivos y despectivos

Los sustantivos pueden flexionarse (no, no son ejercicios abdominales. Quiere decir que pueden cambiar en la terminación, ya sea en la vocal de la raíz o en otros elementos), para indicar aumento o disminución en el significado, así como para expresar burla o maldito desprecio:

a) Aumentativos. Las desinencias más comunes son -on, -ona, -aza, -azo, -ote, -ota.

Hombre — hombrón

Perro — perrazo

Libro — librote

Casa — Casona

Comida — comidaza

Cuchara — cucharota

b) Diminutivos. Las desinencias más comunes son -ito, -ita, -illo, -illa, -ico, -ica, -in, -cito, -cita:

Dibujo — dibujito

Zapato — zapatico

Hombre — hombrecito

Guitarra — guitarrita

Flor — florecilla

Mujer – mujercita

c) Despectivos. Algunas de las desinencias más comunes son -uza, -aco, -zuelo, -zuela, -ucho, -ucha; en ocasiones -illo, -illa.

Gente — gentuza

Escritor — escritorzuelo (Je, je, je)

Papel — papelucho

Hombre — hombrecillo

Libro — libraco

Revista — revistucha

Aquí termina la segunda parte. Pero no estés triste, viene una tercera y última (ahórrate las lágrimas para el final porque sé que extrañarás al sustantivo). Cuéntame en los comentarios qué te ha parecido esta publicación.

El sustantivo parte I

Este es el tipo de palabra que utilizamos para darle un nombre a todo lo que corra, vuele, camine, se arrastre, respire, tenga vida o no, sea real o imaginario.


Dentro de las categorías gramaticales del español se encuentra este tipo de palabra que utilizamos para darle un nombre a todo lo que corra, vuele, camine, se arrastre, respire, tenga vida o no, sea real o imaginario como ese novio o novia que dices tener, pero que nadie conoce.

Los sustantivos son palabras volubles; cambian para indicar los accidentes gramaticales de género y número; también para formar aumentativos, diminutivos y despectivos.

En cuestión de género los sustantivos solo pueden ser masculinos o femeninos (no se complican la vida como cierta especie). Macho o hembra para los animalitos, hombre o mujer para los más animales y para de contar.

Mi vecina piensa viajar a Bolivia. (Sustantivo femenino)

Llegaron los albañiles que contraté. (Sustantivo masculino)

Las leonas cuidan a sus cachorros. (Sustantivo femenino)

El oso polar es de color blanco. (Sustantivo masculino)

Los sustantivos para nombrar cosas también tienen género, pero no precisamente por asuntos de sexualidad, malpensados; sus orígenes se remontan a los comienzos del idioma español y que por uso y costumbre así se quedaron.

El mes entrante iremos a la playa. (Sustantivo masculino)

La luz de la lámpara me molesta. (Sustantivo femenino)

En la educación básica nos enseñaron que el género se distingue, en la mayoría de los casos por las desinencias (alteraciones) -o, para el masculino y -a para el femenino, pero no siempre es así de fácil, no son enchiladas.

Hay palabras masculinas terminadas en -a: Problema, sistema, agua, esquema.

Y palabras femeninas terminadas en -o: Mano, soprano, (la) modelo.

Palabras femeninas que se usan abreviadamente que terminan en -o y conservan el género: Moto (motocicleta) Foto (fotografía) Polio (poliomielitis)

Sustantivos femeninos y masculinos que terminan diferente de -o y -a:

Masculinos: alacrán, pez, diamante, árbol, sol, amor. (¡Ah, el amor!).

Femeninos: cicatriz, soledad, inquietud, paz, casa.

Los sustantivos femeninos se pueden formar, generalmente, de esta manera:

a) Cuando el sustantivo masculino termina en consonante, se agrega una -a:

Doctor — Doctora

Pintor — Pintora

León — Leona

b) Cuando el sustantivo femenino termina en -o se cambia por una -a:

Hijo — Hija

Secretario — Secretaria

Gato — Gata (¡Miau!)

Claro que también hay excepciones, son estas:

a) Sustantivos que emplean desinencias irregulares para marcar el género:

Emperador — Emperatriz

Rey — Reina

Gallo — Gallina

Abad — Abadesa

b) Sustantivos que tienen forma distinta para el masculino y para el femenino:

Toro — Vaca

Caballo — Yegua

Padre — Madre

Hombre — Mujer

A este fenómeno se le llama heteronimia.

c) Sustantivos que emplean la misma forma para ambos géneros:

Araña, hormiga, pelícano, águila.

Los sustantivos que se emplean para nombrar cosas se les prohíbe cambiar de género:

Masculinosmantel, jardín, libro, polvo, alambre, tapete.

Femeninosmesa, calle, pare, sangre, nube, lluvia.

Existen otros sustantivos que no presentan variación para marcar el género, son dos caras y aceptan la compañía femenina y masculina. No es lo que estás pensando, se refiere a los artículos:

El mar o la mar

El mártir o la mártir

La artista o el artista

La cónyuge o el cónyuge

Aquí concluye este primer capítulo que nos introduce en el mundillo gramatical del sustantivo. Si te gustó esta publicación dale «Me gusta», compártelo con las personas que sean importantes para ti. Que tus comentarios gocen de buena salud ortográfica y espera el siguiente capítulo. 

El sustantivo parte II

El sustantivo parte III

Mayúsculas en títulos

Esta norma debe aplicarse a los títulos de todas las obras de creación, incluidas aquellas pertenecientes a épocas en las que, por no estar aún fijadas las normas ortotipográficas, era habitual aplicar la mayúscula más allá de la palabra inicial.


Un creador de contenido para la Liga de Videojuegos Profesional México, se acercó y me preguntó: «¿Por qué en los títulos de las canciones se escriben todas las palabras con mayúscula inicial?». Le contesté que era un error, que no es correcto escribir así los títulos de canciones. Me fui de volada a Spotify y me encontré con la cruda verdad. La imagen adjunta les dirá todo.

Spotify

Nuestra sagrada Ortografía de la lengua española, en su apartado (4.2.4.8) dedicado a las Denominaciones relacionadas con la actividad intelectual o cultural del hombre, dice clarito clarito:

«En español, se escribe con mayúscula inicial únicamente la primera palabra del título de cualquier obra de creación, sea esta de la naturaleza que sea (libros, cómics, películas, cuadros, esculturas, piezas musicales, programas de radio o televisión, etc.), mientras que el resto de las palabras que lo componen —salvo los nombres propios o las expresiones que, por su naturaleza, exijan la mayúscula— deben escribirse con minúscula: Asesinato en el Comité Central, Cabaret, Cien años de soledad, El estrangulador, La familia de Pascual Duarte, Mujeres al borde de un ataque de nervios, La familia de Carlos V, Mujer con espejo. Cuando la obra presenta dos títulos alternativos, normalmente unidos por la conjunción o, la primera palabra del segundo título también debe escribirse con mayúscula inicial: Bearn o La sala de las muñecas.

La cursiva obligatoria en la escritura de los títulos de obras de creación (v. cap. III, § 3.4.8.2.3) delimita ya claramente su extensión, por lo que debe evitarse escribir con mayúscula todos los elementos significativos del título, como se hace en inglés; así, lo correcto en español es escribir Diccionario de la lengua española, y no ×Diccionario de la Lengua Española.

Esta norma debe aplicarse a los títulos de todas las obras de creación, incluidas aquellas pertenecientes a épocas en las que, por no estar aún fijadas las normas ortotipográficas, era habitual aplicar la mayúscula más allá de la palabra inicial; así, debe escribirse Libro de buen amor o Divina comedia, en lugar de ×Libro de Buen Amor o ×Divina Comedia, como ha sido normal hasta ahora. El artículo que antecede a la mención de ciertas obras de creación no siempre pertenece al título y, en ese caso, debe escribirse con minúscula y en redonda; así ocurre en casos como la Odisea, la Ilíada o la Divina comedia.

Cuando se cita o transfiere un título de otra lengua a un texto en español, puede seguirse sin más la norma española y escribir con mayúscula inicial únicamente la primera palabra: Cavalleria rusticana, Lost in translation, Manhattan transfer, Pulp fiction, West side story, Un chien andalouNo obstante, podrán respetarse, si se conocen, las reglas que rijan en la lengua en la que esté escrito el título».

Escribir mayúsculas en las palabras principales del título de cualquier obra, es una mugrienta imitación tercermundista que erróneamente se aplica a los títulos en español, copiada a los estadounidenses, y como otra consecuencia más de la globalización, está sumamente arraigada en la manera de escribir porque nuestra cultura del idioma es tan débil como una oblea sin Nutella.

Espero que este pequeño artículo haya despejado las dudas de cómo debemos escribir los títulos. Dale «Me gusta», compártelo con los que más quieres.

El final del cuento


Colaboración del mes de abril en Salto al reverso.

BLOG SALTO AL REVERSO

Mis ojos han perdido la visión,
mis manos la memoria,
¿qué hago para reconocerte si un día te encuentro?

Digo palabras sin sentido
después de un prolongado silencio.

Los sueños son hoyos negros
que se tragan todos los recuerdos.

Ya no percibo el olor de tu cabello
ni encuentro con mis labios tu cuerpo.

Ecos del pasado murmuran al pensamiento
que ya nunca más escucharé tu voz,
que ya no hay razón para seguir despierto.

¿Para qué vivir con soledad?
¿Para qué esconder mi sentimiento?

Solo quiero cerrar los ojos
y esperar ese último momento.

Ver la entrada original