Día de Muertos

Posted on


Les comparto esta colaboración que hice en Salto al reverso.

¡Gracias por la foto, Lucy!

SALTO AL REVERSO

El cielo lucía un gris amenazador, inconcebible para esa época del año. Parecía que en cualquier momento la lluvia azotaría con fuerza el pueblo. Un hombre alto circundaba las aceras invadidas por flores de cempasúchil, canastos colmados de pan de muerto recién horneado; vistosas calaveras de azúcar y papel picado multicolor. El individuo iba registrando en su celular cada cosa que veía. Era una fiesta en las calles y en el interior de las casas: el Día de Muertos. Se detuvo a observar a detalle, atraído por el olor a copal, un altar donde se había colocado una ofrenda. Un tanto desconfiado se deshizo de la mochila que llevaba en la espalda. Miró una fotografía o, mejor dicho, un retrato muy antiguo: era una mujer robusta sentada en una silla con respaldo alto. Sus manos descansaban sobre su regazo. Tenía el rostro serio y sus ojos parecían perderse en un…

Ver la entrada original 2.230 palabras más

El jocho

Posted on Actualizado enn


Todavía estaba indeciso cuando pedí el jocho a la señora del carrito —a mí no me gustan—; pero me entretuve con el recuerdo de que Zypsa les decía así a los perritos calientes y sonreía y se movía inquieta mientras preparaban el bocadillo. También pedí una soda de dieta, la señora que me despachaba me miraba con sonrisa irónica.


—¿Con todo? —dijo con impaciencia.


—Sí, con todo y un poco más —dije, como ella decía, solo que yo no era tan angelical como Zypsa y la señora me lanzó una mirada de esas que hieren de muerte.


Con el bocadillo y bebida en mano, fui dejando la avenida principal para dirigirme a una calle perpendicular a la de la casa de Zypsa. Allí había unos escalones que servían de acceso a la puerta de una casa que había quedado a desnivel de la calle. Era un lugar apenas iluminado por una lámpara de mercurio. Un ambiente agradable para sentarse a cenar y escuchar las historias de Zypsa. La escuchaba sin perder de vista sus gestos: arrugaba la frente o abría de más los ojos. Todo mientras disfrutaba de su jocho. Cuando terminaba, pegaba un salto y corría a la esquina para asegurarse de que su madre no estaba buscándola. Era divertido verla hacer eso, —ella era muy divertida—. Regresaba y bebía la soda a pequeños sorbos y me convidaba. Después llegaba el momento más esperado: Zypsa me abrazaba y recargaba su cabeza en mi pecho. Ahí se quedaba durante un buen rato; sin hablar, sin moverse, solo sintiendo la cercanía de nuestros cuerpos.

Siempre que lo recuerdo me da risa: era un momento de verdad especial impregnado con el olor de la mostaza. Luego me miraba con esa mirada que pretendía explicarme todo, pero no lo hacía. La última vez que supe de ella me dio un beso, y como lo hacía siempre, corría sin voltear hasta la puerta de su casa. Solo un beso.


Siempre me paro indeciso frente al carrito de la calle principal y pienso en todas esas noches con ella. Aunque se haya ido, no dejo de comprar un jocho y una soda de dieta. El jocho lo dejo en los escalones. La soda me la bebo a pequeños sorbos junto con su recuerdo.

Posted on


Colaboración del mes de octubre en Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

Fueron noches largas,

de tiempo sin medida,

con juegos de palabras

y de escuchar tu sonrisa monosílaba.

Todo empezó

desde la tristeza en tu mirada,

y que ahora son recuerdos que caminan

detrás del alma y sus despojos.

Era esa ansia que no enferma,

convertida en sentimiento mutuo;

como estar frente a un espejo

desnudos.

No hubo urgencia para encontrar

un nombre común

ni prisa por llegar a ningún lugar,

solo elegir con el corazón

y la elección final

Ver la entrada original

«Tiempo»: Resultados de la convocatoria

Posted on


Consulten los resultados de la convocatoria para la revista 10 de Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

«Tiempo», imagen derivada de «Selective focus photo», de Aron Visuals en Unsplash (CC0).

Presentamos los resultados de nuestra convocatoria para la revista digital 10 Salto al reverso con el tema «tiempo». Agradecemos a los autores que participaron en las dos secciones de la convocatoria con sus obras. Más información, aquí: «Tiempo»: Convocatoria para la revista.

Las siguientes obras aparecerán en nuestra revista 10 a publicarse en diciembre. A sus autores se les solicita llenar un formulario de permisos en el siguiente link antes del 17 de octubre:

https://www.emailmeform.com/builder/form/c5A1n61kRGdac60g54oy4200c.

¡Gracias a todos por participar!


OBRAS

«Tiempo» (blog)

Obras de los autores de nuestro blog:

TÍTULOAUTOR
El fin del mundodramágico
Los devotos de AkashaDonovan Rocester
ExtremosVerónica
Líneas, liriosCrissanta
No quiero rendirme fácilmente@theyoungQuevedo
Tardedramágico
MomentosDonovan Rocester
PracticidadElvira Martos
DuraciónVerónica
A tiempoPoetas Nuevos
El número de Dunbar-Machín

Ver la entrada original 77 palabras más

Carta rota

Posted on


Nueva colaboración en Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

Fotografía libre de derechos. pickpik.com

Hoy escribo esta carta rota. Rota porque está hecha de muchos fragmentos: un poco de aquí y un poco de allá. Está zurcida con sueños remendados, como ese que tenía, el de despertar contigo, darte un beso y prepararte un café. Se hizo pedacitos en el momento en que decidiste amanecer con alguien más. El amor es un sentimiento frágil cuando no tiene un punto de apoyo, cuando no existe una segura correspondencia. Entonces se agrieta y se quiebra. Termina derrumbándose. Y es solo hasta ese momento en que te ves a ti mismo en un lugar donde solo hay despojos, y te das cuenta de que la soledad aplasta con mucha más fuerza que la gravedad. La vida se vuelve sistemática: despertar para dormir, dormir sin soñar, vivir por vivir.

¿Cuántas mentiras disfrazadas de verdades me tragué? La respuesta es el castigo que ahora…

Ver la entrada original 329 palabras más

720

Posted on


Relato para convocatoria «Tiempo» de Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

Foto de Benjamin Ellis, “Ambulance in Motion”. (CC By 2.0)

El ulular de la sirena penetraba el viento, la velocidad del vehículo de terapia intensiva pulverizaba las frías gotas de lluvia que azotaban contra la recién encerada pintura blanca.

La escena era típica de una ciudad que poco a poco iba tomando un ritmo de vida acelerado; el tipo cayó al intentar abordar el bus en marcha y fue arrollado por un automóvil que rebasaba por la derecha. Cuando los paramédicos llegaron al lugar, la sangre derramada se diluía con el agua de lluvia que lavaba el asfalto y hacía un río de color tinto hasta perderse en la rejilla de la alcantarilla.

El sujeto se encontraba muy mal, ambos paramédicos se echaron una mirada que lo decía todo: «no lo logrará». Aun así, procedieron a hacer su rutina de primeros auxilios, notaron que difícilmente podía respirar…

Ver la entrada original 645 palabras más

Lolita

Posted on


Luego de una larga ausencia, regreso a Salto al reverso. Esta es mi colaboración para este mes.

SALTO AL REVERSO

Imagen de Adina Voicu en Pixabay

Lolita apenas podía inclinarse a poner alimento para el gatito que desde hacía algunas semanas le hacía compañía. Ella se sentaba en una desvencijada silla por las tardes, afuera de su casa, a sentir como pasaba el tiempo, porque sus ojos cansados ya no le permitían ver mucho, aun usando gafas. Se echaba en la encorvada espalda un chal raído por el recuerdo de las dichas perdidas: era para el frío, aunque todavía faltaban muchos días para el invierno. Permanecía ahí hasta que sus desgastados huesos se lo permitían, después se levantaba, arrastrando los pies iba a la cocina y sacaba un puño de croquetas que, tanteando, depositaba en el interior de un cacharro en el que apenas se podía leer la palabra «Miau». Luego del esfuerzo para enderezarse, se desplazaba a su recamara. En el trayecto miraba un olvidado bastón de aluminio recargado…

Ver la entrada original 228 palabras más

«Tiempo»: Convocatoria para la revista

Posted on


Nueva convocatoria. Aquí las bases y condiciones.

SALTO AL REVERSO

«Tiempo», imagen derivada de «Selective focus photo», de Aron Visuals en Unsplash (CC0).

Abrimos hoy una nueva convocatoria para el tema especial que elegimos mediante votación para la revista digital 10 Salto al reverso: «tiempo».

tiempo

1. m. Duración de las cosas sujetas a mudanza.
2. m. Magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro, y cuya unidad en el sistema internacional es el segundo.
3. m. Parte de la secuencia de los sucesos.

La convocatoria consta de dos secciones. La primera, «Tiempo» (blog), es exclusiva para autores del blog: los autores deben publicar obras de poesía, relato y artes plásticas con el tema «tiempo» en el blog saltoalreverso.com. La segunda sección, «Tiempo» (Entresalto), está abierta a autores del blog y autores externos: se recibirán reseñas, ensayos, entrevistas, artículos de opinión o informativos de temática artística o…

Ver la entrada original 435 palabras más

«Aislamiento»: Resultados de la convocatoria

Posted on


Terminó la convocatoria para la revista.

SALTO AL REVERSO

«Aislamiento», imagen derivada de «Man standing in front of window», por Sasha Freemind en Unsplash (CC0).

Presentamos los resultados de nuestra convocatoria para la revista digital 9 Salto al reverso con el tema «aislamiento». Agradecemos a los autores que participaron en las dos secciones de la convocatoria con sus obras. Más información, aquí: «Aislamiento»: Convocatoria para la revista.

Las siguientes obras aparecerán en nuestra revista 9 a publicarse en julio. A sus autores se les solicita llenar un formulario de permisos en el siguiente link antes del 12 de junio:

https://www.emailmeform.com/builder/form/c5A1n61kRGdac60g54oy4200c.

¡Gracias a todos por participar!


OBRAS

«Aislamiento» (blog)

Obras de los autores de nuestro blog:

OBRAAUTOR
La piedra blancaDonovan Rocester
Fin de cuarentenaCarlos Quijano
Kelpiedramágico
Jenco ermitañaBlacksmith Dragonheart
Un abrazobosque baobab
2020melbag123
LejaníaVerónica
Habitación 442Elvira Martos
Amor de lejos, felices los…Blacksmith Dragonheart
Grieta…

Ver la entrada original 73 palabras más

Fin de cuarentena

Posted on


Después de una larga ausencia vuelvo para compartirles mi colaboración de mayo en Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

Amelia

No está padre hacer las tres comidas con mis padres y mi hermano, ya no. ¿Cuándo se va a terminar esto?  Hoy toca ir al súper, irá mi papá. Espero que esta vez no se equivoque con mis toallas. No recuerdo si puse a cargar mi cel. Las llamadas en grupo le exprimen la batería. Mamá tiene el control remoto de la tele, aquí viene: las noticias con la tipeja del terremoto. ¡Nadie le cree! ¡Qué aburrido! No hablan de otra cosa más que de contagios y pandemia; muertos y hospitales.

Ya quiero regresar al colegio; poder salir con mis amigas a los centros comerciales. Me urge estar con Tony. ¡Ya no aguanto este encierro! Tengo el pelo echo un trapeador y mis uñas parecen canicas cascadas. Si Maritza me viera, no me la acabaría con el bullying. Como cuando se enteró de que no me gusta usar tampones…

Ver la entrada original 2.284 palabras más

Marea baja

Posted on Actualizado enn


De esos amores de marea baja que apenas modifican la playa.

De esos que no son huracán ni nada; de los que solo duran medio día.

De los que los caracoles no guardan recuerdos ni las ostras se gastan en huir.

De aquellos que con súbitos vientos enardecidos nunca llegan a buen puerto.

Siempre empujados a la orilla, a nivel del mar.

Autores: Jeanette Ginory, Alba Cerrato, Raúl Leiva, Mariliz Salazar Porras, Elvira Estévez, Martha García Álvarez, Julio Carlos de Posada y Carlos Quijano.

Esta tristeza

Posted on


Les comparto mi colaboración de este mes en Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

Es tan amarga como un café en silencio.
Pesa en alguna parte del ser.
Es un insolente recordatorio de que el día comienza sin sol.
Anega los ojos de agua y va vaciando el corazón de a poco.
Te mantiene en un estatus de inmovilidad permanente.
Hay mil piezas, pero ninguna de ellas encaja.
Los recuerdos necios son como preguntas abandonadas.
Es sufrir un ataque de rabia en calma, mientras la noche se consume
y das diez mil vueltas en la cama y ya no hay nada.
No es veneno, pero mata.
Se alimenta de minutos y crece… y crece.
Esta tristeza me impide olvidar tu nombre,
solo porque eres tú quien la causa.
La canción la olvido.
La foto la rompo.
Las mil lágrimas las lloro.
Pero ¿quién me quita esta tristeza?
Esta
maldita
tristeza.

Ver la entrada original

Mamá

Posted on


Colaboración de este mes en Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

patient-in-hospital-room

«Patient in Hospital Room» Pulicdomainpictures CC0

Estaba harto de vivir con su madre. Sus hermanos le habían endilgado la responsabilidad de cuidarla porque él no tenía compromisos familiares y aprovecharon que también se quedó sin empleo. Un asistente confiable, dijeron. Le darían recursos para manutención de su madre y un poco más para él. No pudo negarse, lo tenían contra las cuerdas. Se mudó a la casa en dónde vivió de niño; dormiría en la misma habitación. Su madre rebasaba los ochenta años y sufría episodios de demencia senil, pero en ocasiones estaba lúcida en su totalidad.

—¿Hola?  ¿Me escuchas? —dijo mientras acomodaba el aparato telefónico en su oreja.

—¿Emilio? ¿Ha pasado algo? —se escuchó la voz por encima de un zumbido.

—Felipe, necesito que deposites más dinero. Está ocupando más pañales y los paquetes que han traído casi se acaban.

—Dile a Rosa. Este mes me tocó pagar los…

Ver la entrada original 1.179 palabras más

Un microcuento para antes de dormir

Posted on


Acompañé a mi madre a la comandancia de policía. Habían pasado las 72 horas que establecía la ley para declarar a una persona como desaparecida.
—Iniciaremos una carpeta de investigación, señora —dijo el ministerio público. Y le entregó una copia del acta circunstanciada a mi madre. Ella miró el documento en silencio y no respondió al agente. Miraba y callaba como siempre.— Comenzaremos la búsqueda de su marido de inmediato, circularemos su fotografía por todos los medios hasta encontrarlo.

No lo encontrarían. Solo yo sabía los lugares en donde enterré cada parte de su cuerpo.

Él ya no volverá a hacerme daño.

A estas horas

Posted on Actualizado enn


Les comparto una entrada de nuestro autor destacado del cuatrimestre en Salto al reverso, Poetas Nuevos..
Los invito a visitar su blog personal: poetasnuevos.wordpress.com.

SALTO AL REVERSO

Extraño el azul de tu voz, desde ese acento canchero y la forma en que arrastras algunas palabras, hasta el brillo fino de un: ¡¡pero, ché!!

Extraño tus manos acariciando el cielo de mi mirada, tan azul de verte, tan azul de soñarte, tan azul de sorprenderte cuidando mi piel.

Extraño el destello en tu cabello del azul de la luna en días sin estrellas y la panza del firmamento explota en azul intenso y nosotros nos amamos.

Extraño el a contraluz de tu pecho, azul que deshaciéndose en mi boca, una dosis tan tuya como mis manos en tus caderas, agitando el mar.

Extraño que seamos lo escrito a diario entre el jueves, viernes y domingo, en el fondo azul del blog y a veces en un salto al reverso de nuestras vidas.

Ver la entrada original

Ahora

Posted on Actualizado enn


Shadow hand

Hay líneas que en lugar de borrarlas es mejor no escribirlas.

Queda una historia en turno a la espera de canjear su significado.

Así sobrevivo en un cuarto sin ventanas para no ver como va la vida allá afuera sin ti.

Porque lo que hay dentro no alcanza para vida, pero tampoco roza la muerte, ahora.

Y el viento ya no dice nada, la luna ya no alumbra para ambos; todos los días son iguales.

Queda un alfabeto desconectado y una máquina que a veces hace ruido.

La lógica se convirtió en reproche, el tiempo en algo extraño y la distancia se ha hecho enorme, ahora.

El insomnio impera por las noches, mientras que en el día tus luces ciegan la razón.

¿Durante cuánto tiempo debo perseguir al olvido? ¿Cuántas lágrimas se necesitan para agotar el pasado?

Solo hay silencio y no respuestas, ahora.

Ahora hay una aterradora confusión entre el ser y el estar; entre el ir y venir; entre el vivir y morir.

Ya no hay verbos ni adjetivos, solo queda este maldito adverbio: ahora.

Y así es como me siento, perdido en un laberinto oscuro de emociones que mueren y renacen.

Con un pasado qué se niega a morir, un futuro que nunca fue y como único testigo de esta rabiosa soledad, el ahora.

Imagen: Carlos Quijano